0
  • Carrito Vacío

    No tiene ítems en su Carrito de Compra

RECURSOS

METAPROGRAMAS

Metaprogramas

Metaprogramas

METAPROGRAMAS

HISTORIA DE LOS METAPROGRAMAS

Los metaprogramas emergen como parte de la PNL a fines de los años 70. Un número de patrones fueron inicialmente por Richard Bandler como formas en que la gente mantiene coherencia con otros programas menores. Investigaciones posteriores de Leslie Cameron, David Gordon, Robert Dilts y Maribeth Meyers ayudaron a definirlos como programas que guían y dirigen otros procesos.

QUÉ SON LOS METAPROGRAMAS DE LA PNL

Específicamente, definen típicos patrones en las estrategias o estilos de pensamiento de los individuos, grupos o culturas. Los metaprogramas nos muestra como, diferentes personas con la misma estructura cognitiva en lo referente a sus estrategias, terminan con resultados tan divergentes.

Por ejemplo, dos personas pueden compartir una estrategia de decisión V—>K (sentimientos derivados de una construcción o recuerdo visual). No obstante, una de ellas puede decir: “Veo distintas imágenes, y elijo la que siento que es mejor para mí”.

Por otro lado, la otra persona, puede quejarse diciendo: “Veo distintas imágenes, y luego me siento confundido por ellas”.

Los metaprogramas tratan de explicar por qué estas personas tienen respuestas tan distintas ante la misma estrategia. Y cómo al tener las mismas estrategias obtienen diferentes resultados, la diferencia proviene de patrones que están fuera de dicha estrategia, lo que es lo mismo que decir, que el patrón de decisión es “meta respecto a” la estrategia (o programa interno), y de ahí, el nombre de metaprograma.

LOS METAPROGRAMAS COMO FILTROS

Los metaprogramas y las submodalidades determinan la calidad de la relación entre las experiencias y la información que está siendo representada en una estrategia en particular. Determinan también dónde ponemos nuestra atención, operando finalmente, como un filtro más.

Quizá hayas conocido a alguien que para participar de una actividad cualquiera, necesita contar antes con toda la información posible sobre el particular, y que quizá hasta llegue a postergar la actividad por considerar que la información reunida le resulta insuficiente.

O a alguien que pueda estar cómodo en cualquier lugar, sin preocuparle demasiado cómo sea, pero que, en cambio, da mucha importancia a quiénes están allí y a los vínculos que se establecen. O a quienes, a la inversa, no les preocupa tanto la gente que encuentren  pero son muy exigentes respecto de los lugares a que concurren.

Características como estas y otras que analizaremos a continuación, están definidas por programas internos denominados metaprogramas. Nos muestran los filtros que deciden cómo será nuestra actitud ante la vida, a qué damos atención preferente, qué privilegiaremos y qué ignoraremos dentro del cúmulo de información que constantemente recibimos.

Los metaprogramas deciden cómo formamos nuestras representaciones internas; con base a ellos hacemos nuestras elecciones. Nos dan la pauta interior que decidirá qué consideraremos agradable y qué desagradable, cuáles serán nuestros puntos de referencia, qué consideraremos beneficioso y qué desfavorable o peligroso, ya que agrupan las experiencias y recuerdos conforme a estructuras fijas.

IMPORTANCIA DE LOS METAPROGRAMAS

Es evidente entonces la importancia de su conocimiento, tanto respecto de uno mismo como respecto de los demás. Desarrollaremos aquí la información teórica; el verdadero conocimiento vendrá, como en todo, con la práctica y la observación atenta de nuestro interlocutor, así podremos predecir su actitud ante la vida, ante sí mismo y los demás, su comportamiento y sus elecciones. Este conocimiento mejorará notablemente la comunicación, pues el conocimiento de los metaprogramas es como una clave de llegada a los demás.

NEUROCIENCIA DE LOS METAPROGRAMAS

Los metaprogramas son bloques de programas básicos que determinan nuestra personalidad, o más bien los aspectos externos de nuestra personalidad. Se manifiestan claramente en la fisiología, y son condicionantes los unos de los otros, es decir, se encuentran anclados. Nos comportamos, nos movemos, adoptamos posturas, gesticulamos, en función del uso arraigado de nuestros metaprogramas.

Hay que observar los movimientos, posturas, gestos, predicados, etc., para poder identificar el metaprograma que opera. Estos filtros son las manifestaciones más superficiales y a la vez más inconscientes de nuestro sistema de procesamiento interno que en su conjunto determina la personalidad del individuo.

Una vez que la información procedente del exterior llega al córtex para ser procesada, pasa en primer lugar por los filtros de los metaprogramas, a continuación recorre los sistemas de criterios, creencias y valores, los cuales han sido previamente construidos en torno al “rasgo principal” del individuo, que está directamente relacionado con el conjunto de traumas emocionales profundos e inconscientes que marcaron a la persona en sus primeros años de vida.

Esta podría ser una aproximación al mecanismo de funcionamiento de los procesos mentales dentro del sistema integrado de la personalidad. Es bien cierto que, a estas alturas, no deberíamos permitir que los árboles nos impidieran ver el bosque, o lo que es lo mismo, que por querer comprender y simplificar los programas mentales, llegásemos a la especialización simplista de la ciencia oficial. Mantengamos permanentemente en nuestra mente que el hombre es un sistema “autodesarrollante”, y que como tal hemos de tratarlo.

POLARIDAD DE LOS METAPROGRAMAS

Es importante tener en cuenta, al considerar los diferentes metaprogramas que, como en todos los aspectos que conciernen al ser humano, nada es totalmente blanco o negro; los casos extremos son los menos comunes, aunque siempre hay uno o varios metaprogramas dominantes, que a veces incluso pueden ser incongruentes entre sí, lo que origina contradicciones internas.

Otro aspecto importante es que el estado emocional y las diversas etapas de la vida de la persona es determinante  en el uso de unos metaprogramas, con preferencia a otros. No hay unos metaprogramas mejores que otros; todo va a depender de las circunstancias de las personas, el tiempo y el lugar.

PARES DE METAPROGRAMAS

Metaprograma Orientado a Objetivos – Alejado de Problemas

Si bien es cierto que todos tendemos a acercarnos a aquello que nos agrada o beneficia y a alejarnos de los problemas y de lo que consideramos desagradable, hay distinciones a las que hay que prestar atención.

Pregúntale a alguien qué quiere respecto de algo en particular y escucha la respuesta. Algunos te dirán concretamente qué desean, pero otros te responderán diciendo lo que no quieren. Estos prefieren evitar las dificultades, mostrarse precavidos; tienden a considerar el mundo como a algo inseguro, de lo que hay que cuidarse, y suelen estar atentos a todo lo que pueda causarles algún problema. Los motiva el temor al castigo.

Los que están orientados a objetivos piensan y se expresan en función de logros. Son positivos, optimistas, los motivan los premios, el deseo de alcanzar sus metas; en casos extremos, pueden ser imprudentes, irresponsables, excesivamente competitivos.

Metaprograma Marco Interno – Marco Externo

Los que tienen el metaprogramas marco interno son autorreferentes. No necesitan que los confirmen los demás. Cuando han hecho algo bien, lo sienten en su fuero interno. No les afectan las críticas ni las alabanzas; juzgan por sí mismos. No dan mucha importancia a la opinión ajena; pueden escuchar, pero son ellos quienes en definitiva deciden. Son difíciles de convencer, sobre todo si el argumento es una  opinión ajena o la referencia a lo que otros han hecho en circunstancias parecidas.

En cambio, los que tienen un marco de referencia externo necesitan la aprobación de los demás. Piden opiniones, citan autoridades, porque en el fondo no confían demasiado en el propio criterio.

Puede reconocerse este metaprogramas preguntando a alguien cómo sabe que lo que ha hecho está bien. Si su marco es interno, dirá que lo siente así; en cambio, uno cuyo marco sea externo dirá que se dio cuenta porque fue premiado, elogiado, o recompensado.

Obviamente esto es relativo ya que el marco de referencia puede estar condicionado por el contexto. Es fácil estar seguro de uno mismo si se actúa en un campo en el que se tiene experiencia, por el contrario, si se es un principiante o se está en un entorno desconocido es comprensible que se necesite el apoyo de la opinión de los demás.

Metaprograma Self / Others

Quienes están orientados preferentemente hacia sí mismos se relacionan con los demás privilegiando sus propios intereses, sean emocionales, afectivos o económicos. En cambio, quien tenga el metaprogramas “others” hace de los demás su punto de referencia. Sus conductas están orientadas hacia los demás, incluso en perjuicio de sus propios intereses.

Los extremos son poco comunes; oscilarían entre el egoísmo extremo o la anulación de la propia identidad. La inclinación entre self y others es algo dinámico; hay circunstancias, como en el caso de una madre con hijos pequeños, en las que privilegia a los demás, y otras en la que uno mismo es el centro de la propia atención. Lo importante es detectar el metaprograma predominante en el momento de tomar una decisión.

Metaprograma Semejanzas – Diferencias

Algunos eligen por semejanzas, buscando primero los parecidos, sin reparar mayormente en las diferencias. Para captar su atención conviene destacar la similitud entre lo que se les propone y lo que ellos ya conocen. Otros, en cambio, buscan lo diferente y original. Para comunicarse con ellos es conveniente destacar lo novedoso.

Es fácil distinguir este metaprogramas pidiendo al interlocutor que describa las relaciones entre un conjunto de cosas; entonces podrá advertirse si repara en las semejanzas  o en las diferencias. También escuchando su discurso: los primeros dirán “es igual a”, “me recuerda a”, “como lo hicimos siempre”; los segundos dirán “nunca visto”, “totalmente nuevo”, “único”, etc.

En algunos casos podría resultar más fácil acordar con quienes captan principalmente las semejanzas. Los que eligen por diferencia son los típicos “abogados del diablo”, y aunque podría ser más difícil tratar con ellos, su aporte puede ser importante porque advierten cosas que a otros se les pasa por alto.

Se han practicado encuestas que demuestran que los que privilegian las semejanzas son mayoría.

Metaprograma General / Especifico

La manera en la que segmentamos la realidad está determinada por el Metaprograma General y el Estilo Específico. Cada ser humano tiene una preferencia. Lo que percibimos puede ir desde lo general a lo específico y viceversa.

Las personas que prefieren el Metaprograma General, perciben a grandes rasgos, sin entrar en detalles. Segmentan la realidad en grandes partes, y le dan importancia a los grandes lineamientos. Suelen considerar los detalles como una pérdida de tiempo, captan totalidades, y esto se advierte en su discurso: “globalmente”, “en líneas generales”, “a grandes rasgos”, “lo más importante”, “la idea general”. También la postura demuestra este metaprogramas. Se sientan erguidos, como queriendo abarcar el panorama general.

Las personas que prefieren el Metaprograma Específico, en cambio, segmentan la realidad en partes más pequeñas, son analíticos y detallistas. Para ellos el concepto general es algo de poca importancia. Ven parcialidades y para construir una imagen global necesitan juntar pequeñas partes. Lo expresan diciendo “exactamente”, “en detalle”, “precisamente”, “específicamente”, “paso a paso”; se sientan inclinados hacia delante, como buscando el detalle.

Interacción entre una persona con Metaprograma General y otra con Metaprograma Específico:

Para las personas que utilizan el Metaprograma general, los detalles, sin un contexto global que los agrupe, carecen de sentido; mientras que las personas con un Metaprograma específico, los conceptos generales, son percibidos sin interés, ocasionando muchas veces desatención en el discurso del otro.

Esto es importante para poder lograr una buena comunicación, sobre todo al momento de establecer prioridades ante lo que queremos comunicar.

Lo esencial es saber elegir que Metaprograma deseo utilizar de acuerdo a la situación o contexto en que nos encontremos. Ninguno de los dos, está por encimo del otro, ambos son importantes de acuerdo a las circunstancias, o la tarea que realicemos.

Esto es útil junto a otras herramientas que brinda la PNL, para poder establecer rapport en la interacción con otros.

Metaprograma Necesidad – Posibilidad

Algunos se motivan por la necesidad, tienden a dejar atrás sus deseos, porque privilegian el cumplimiento de la obligación. Toman lo que viene; cuando necesitan algo, sea un nuevo trabajo, una nueva casa, un compañero/a, se conforman con lo que encuentran. No se arriesgan, suelen ser constantes y previsibles. Algunas frases que los simbolizan pueden ser “es lo que hay”, “más vale mal conocido que bueno por conocer”.

A otros no les importa tanto lo que deben o necesitan  hacer sino lo que quieren hacer. Buscan opciones, experiencias, elecciones. No temen a lo desconocido, por el contrario, se motivan con la búsqueda de nuevas posibilidades. Suelen ser audaces e imprevisibles.

Metaprograma Independencia – Cooperación

Este tipo de metaprograma se advierte en mayor medida en el trabajo. A los independientes les cuesta integrarse a un equipo, tampoco trabajan a gusto con una supervisión demasiado estrecha. En general, prefieren trabajar por cuenta propia, quieren ser “su propio patrón”.

A los orientados hacia la cooperación les gusta compartir la responsabilidad en el trabajo. Necesitan de la interacción y del feedback.

Existe una tercera opción entre independencia y cooperación: la proximidad, aquellos que prefieren trabajar en grupo, pero asumiendo la responsabilidad exclusiva por lo que hacen.

Metaprograma Opciones – Procesos

Como el anterior, este metaprograma se advierte principalmente en el ámbito laboral. Los que prefieren las opciones son aquéllos que no se sienten cómodos con las instrucciones demasiado precisas. Quieren experimentar, buscar nuevas posibilidades.

En cambio los orientados hacia los procesos necesitan del manual de instrucciones, cuanto más detallado mejor. Se apegan a una manera de  hacer las cosas y les cuesta asimilar las novedades.

Metaprograma Orientación en el Tiempo: Pasado – Presente – Futuro

Todos conocemos personas que viven orientados hacia el pasado. Son conservadores, cuidan las tradiciones y son resistentes a los cambios. Para ellos “todo tiempo pasado fue mejor” y se expresan de manera algo nostálgica: “en mis tiempos”, “antes esto no se veía”, “siempre se hizo así”, etc.,

Otros, en cambio, viven proyectados hacia el futuro, son progresistas y se entusiasman con los cambios, a veces por el cambio en sí, sin mirar si son útiles o no. Les encantan las novedades, y para ellos todo mejorará con el tiempo. Acostumbran decir frases como “mirar hacia delante”, “el cambio no espera”, “hombres del futuro”, “todo avanza”, etc.

Hay otros que están orientados en el presente, quizá sean menos; viven en el aquí y en el ahora, conscientes de que el pasado ya fue y el futuro no ha llegado; viven intensamente el momento, lo que se demuestra en sus frases habituales; “aquí y ahora”, “hay que vivir el momento”, “ahora o nunca”, “hoy por hoy”.

Hay otros metaprogramas que corresponden a las distinciones propuestas por Jung en su libro Tipos psicológicos, citado por Rupprecht Weerth en La PNL y la imaginación, Editorial Sirio. Estos metaprogramas fueron desarrollados en trabajos de  James y Woodsmall  (1988/1991) y son los siguientes:

Metaprograma Intuitivo – Sensorial

El intuitivo se interesa por obtener una completa visión de conjunto y por las relaciones entre las diferentes partes, así como también por las consecuencias que de todo ello pueda derivarse en el futuro, aunque puede pasar por alto detalles importantes.

El sensorial vive el aquí y ahora, y quiere resolver las situaciones del momento, sin preocuparse por su significado dentro de un contexto más amplio, por lo que a veces no tiene una visión de la totalidad.

Metaprograma Reflexivo – Emotivo

El reflexivo está disociado, basa sus juicios y sus decisiones en criterios objetivos. Utiliza a menudo el diálogo interno, y considera el tiempo como algo que transcurre afuera de él. En esta categoría suelen encontrarse los hombres de negocios, los políticos y los mandos del ejército.

El emotivo está asociado al pasado, basa sus juicios y decisiones en vivencias personales y en sensaciones originadas a partir de ellas. Se encuentra inmerso en el tiempo, el pasado es a veces para él más real que el presente; el futuro no es real, ya que no lo ha vivido todavía.

Metaprograma Introvertido – Extrovertido

El introvertido está volcado hacia sí mismo, suele tener una rica vida interior pero le cuesta la comunicación. Todo su mundo transcurre en su interior.

El extrovertido, por el contrario, se orienta hacia afuera, es de comunicación fácil, suele ser simpático y divertido, pero teme a la soledad, porque cuando está solo se encuentra vacío.

Metaprograma Especial: Estilos de elección primarios

Los metaprogramas mencionados anteriormente se refieren a actitudes. Los llamados estilos de elección primarios actúan a un nivel más superficial: indican preferencias, aunque esta distinción es relativa porque, en definitiva, las actitudes marcan preferencias y las preferencias configuran actitudes. Otra diferencia con respecto a los demás metaprogramas, es que todos se presentan como pares de polaridades extremas, pero los estilos de elección primario presentan más opciones, a saber:

Estilo de elección: Gente

Se interesan por los demás. Son sociables, consideran los sentimientos ajenos y les gusta relacionarse. Privilegian los vínculos. Así, puede que les cueste dejar un trabajo o una relación, aunque no les conviniera. La diferencia entre los others y los que tienen este estilo de elección es importante. Los que tienen el estilo de elección gente están CON la gente, pero no PARA la gente. Se interesan en los demás, pero no necesariamente están condicionados por ellos.

Estilo de elección: Lugares

Les importa el entorno físico. Se sienten atraídos por paisajes, climas, edificaciones, decoraciones. Si les gusta un lugar, suelen apegarse a él; puede costarles una mudanza aunque el cambio fuera muy conveniente.

Estilo de elección: Objetos

Les atraen las cosas materiales, les gusta coleccionar y adquirir, aunque no necesiten. Son los que, de visita en un lugar nuevo, van primero al shopping. A veces suelen tratar a las personas como a objetos.

Estilo de elección: Información

Antes de emprender algo necesitan recolectar información. Suelen ser los estudiantes crónicos, o aquéllos que tienen muchos conocimientos pero que nunca se sienten lo suficientemente preparados para aplicarlos. Suele gustarles recorrer museos, bibliotecas, juntar folletos, coleccionar conocimientos.

Estilo de elección: Actividad

Siempre están en acción. Necesitan producir, participar de muchas cosas, a veces sin plantearse objetivos. Suelen sobreexigirse y estar siempre cansados y apurados. Son la actividad por la actividad misma.

Estilo de elección: Tiempo

Están orientados todo el tiempo en función del tiempo, fechas, días, horas.  Planifican sus actividades según su duración estimada y son capaces de recordar situaciones del pasado con fecha exacta. Les gusta usar agendas

Para saber cuál es tu estilo de elección primario, imagina lo siguiente: Hay una fiesta y te invitan. Tu no estás seguro de ir, pues te falta información. ¿Qué es lo primero que preguntas?

RESUMEN DE METAPROGRAMAS

Dice Anthony Robbins en Poder sin límites, Editorial Grijalbo, 1987: “Lo más crucial y que conviene recordar es que la diversidad de metaprogramas que uno sea capaz de percibir no tiene otros límites que los dictados de su sensibilidad, su agudeza y su imaginación. Una de las claves del éxito en cualquier aspecto es la capacidad de realizar nuevas distinciones.

Los metaprogramas proporcionan las herramientas que permiten las distinciones cruciales para decidir cómo tratar con los demás. Conviértase en un estudioso de esas posibilidades. Mida y calibre constantemente a las personas que lo rodean. Tome nota de los patrones de que se sirven para su percepción del mundo “

IAFI y los Metaprogramas: El tema de Metaprogramas se ve en el Master en PNL (segundo nivel de PNL) cuando abordamos las creencias. También pueden interesarte nuestros cursos de coaching ontológico. Si te interesa el tema, preparamos estos artículos sobre ejemplos de paradojas, autorreferencias, los tipos de creencias, la importancia de las creencias sobre la identidad, y la definición de creencia.

Esta nota es de utilidad si buscas los tipos de metaprogramas en PNL.

¿Deseas valorar la nota Metaprogramas?

MaloRegularBuenoMuy BuenoExcelente (11 votos, promedio: 4,91 de 5)
Cargando…

CURSOS DESTACADO

Carrera de PNL Intensiva

Carrera de PNL en Argentina: brinda la posibilidad de realizar los tres Cursos de PNL (Practitioner, Master y Trainer) en tres meses consecutivos de formación.

FORMULARIO DE CONTACTO

Carrera intensiva de PNL

  • Optativo - Lo usamos en caso de que el correo llegue con error o si nos solicita más detalles.
  • This field is for validation purposes and should be left unchanged.

NOTAS RELACIONADAS

Día de la Madre

Se acerca el día de la madre y hemos preparado este artículo que nos invita a reflexionar sobre la madre que tenemos, a aceptar a esta madre con sus virtudes y defectos, y principalmente a agradecer por habernos dado la vida. Con conceptos de la PNL presentamos a la madre perfecta, pero si lees hasta el final, te llevarás una sorpresa.

Visión ¿Qué es?

La visión es lo que nos inspira a actuar, a uno mismo y a los demás. Puede crearse con otros o puede ser propia y compartida, pero siempre será la dirección hacia donde vayamos. La visión en sí, no se alcanza, sino que es una dirección hacia donde vamos.

Resumen
Metaprogramas
Título
Metaprogramas
Descripción
Los Metaprogramas ayudan a conocerte y conocer a los demás. Definen típicos patrones en las estrategias o estilos de pensamiento de los individuos, grupos o culturas. Los metaprogramas nos muestra como, diferentes personas con la misma estructura cognitiva en lo referente a sus estrategias, terminan con resultados tan divergentes.
Autor
Publicada por
IAFI Argentina
Logo

Sin Comentarios

Agregue su revision

Su dirección de correo no será Publicada